top of page

Official Statement of the Province of Michoacán after the murder of Fr. Javier García in Mexico


Our Augustinian brother took possession of the parish of San Marcos only a month ago. The Fiscalía of the State of Michoacán, where the vile murder took place, is already carrying out the relevant investigations.


It is with deep sorrow that we mourn this terrible news. United in prayer with the whole Order and the parishioners and relatives of Fr. Javier, we strongly condemn all acts of violence. We pray to God for his eternal rest and the end of so much unjustifiable pain and so much "senseless violence".


COMUNICADO DE LA PROVINCIA AGUSTINIANA DE MICHOACÁN


Dichosos los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados Hijos de Dios (Mt 5,9)


Con la esperanza Pascual y habiendo celebrado a Cristo Muerto y Resucitado, queremos comunicar a todos con gran pesar que el día 22 de mayo, fecha en que conmemoramos a Santa Rita de Casia religiosa agustina, fue asesinado nuestro hermano sacerdote Fr. Javier García Villafaña, OSA en el Estado de Michoacán.


Fray Javier había tomado posesión de la parroquia de San Marcos, en la localidad de Capacho en el municipio de Huandacareo, Michoacán, el 23 de abril del año en curso, mientras se dirigía a celebrar la Santa Misa en el camino a su parroquia fue privado de la vida. La Fiscalía del Estado de Michoacán ya realiza las investigaciones para esclarecer las causas del lamentable asesinato.


Nosotros como Autoridad y como Hermanos de la Provincia Agustiniana de Michoacán a la que pertenecía el padre Fray Javier García Villafaña OSA hacemos un llamado respetuoso pero firme a las autoridades para que este homicidio no quede impune. En un ambiente de tristeza y dolor mantenemos viva la esperanza en la Resurrección de Cristo, a cuyo cuidado encomendamos el alma de nuestro Hermano; y confiamos también en que en nuestra patria, y en todos los lugares donde se anuncia el Evangelio de Cristo, reine la paz y la justicia que nuestro Señor Jesús vino a traernos. Rogamos a Dios Nuestro Señor, por intercesión de Nuestra Señora del Socorro, que teniendo en cuenta su sacerdocio y consagración religiosa lo reciba en su Reino de Paz y de Justicia. A todos los hombres y mujeres de buena voluntad les pedimos que tengan presente a nuestro hermano Fray Javier y a todos los religiosos de la Orden, hombres y mujeres, sacerdotes y laicos, que diariamente ofrendan su vida al servicio de la Iglesia en nuestra patria y en el mundo entero sirviendo a todos.


Que no perdamos la esperanza, nosotros “que peregrinamos entre las persecuciones del mundo y los consuelos de Dios” (Ciudad de Dios 18,51,2).

0 comments

Comentarios


bottom of page