top of page

Nuestra Señora de la Consolación en Brasil: vida y dinamismo agustino en las periferias

Desde el pasado día 13 de junio hasta la primera semana de julio, tuvo lugar la visita canónica de renovación a la Provincia, llevada a cabo por el Consejero General para América Latina, el P. Álex Lam


En plena efervescencia pastoral y con nuevos y numerosos desafíos que abordar, la visita del Consejero General a la Provincia de Nuestra Señora de la Consolación, en el oriente del país, ha supuesto un gran aliento para todos los hermanos y colaboradores que entregan su vida en los diferentes proyectos educativos y evangelizadores que se desarrollan sobre el terreno.


Según nos cuenta el P. Lam, “toda visita canónica es una experiencia del servicio y el cuidado pastoral del Prior General para con todas las comunidades de la Orden repartidas por el mundo”. Y por ello, en este caso, durante más de dos semanas pudo recorrer las distintas comunidades de la provincia para visitar todas las realidades distribuidas por tan vasto territorio, pudiendo compartir “momentos de oración con cada comunidad, entrevistas personales con cada hermano y una reunión final de evaluación”.


En las periferias étnicas y sociales


Una de las peculiaridades de dicha Provincia, como nos asegura el P. Lam, es que en los últimos años se asumieron algunos retos apostólicos novedosos, como la implantación de una comunidad en Chapada do Norte, en el estado de Minas Gervais, en medio de los llamados quilombos, un gran colectivo étnico descendiente de los esclavos cimarrones que se emanciparon de la esclavitud ya desde la época colonial. Dicho colectivo, que ha vivido en una situación de marginación y ostracismo desde hace siglos, fue reconocido institucionalmente en los años 80. Recientemente, la Orden ha decidido asentarse en la comunidad de Chapada para atender a sus miembros física y espiritualmente.


Al mismo tiempo, en el estado de Fortaleza, se encuentra una comunidad enclavada en una parroquia periférica que es testigo del conflicto abierto entre mafias y clanes rivales que azota el territorio desde hace años. “Estos hermanos han decidido estar allí y realizar incluso etapas de formación”, afirma el P. Lam.

Respeto, diálogo y sinodalidad


Como el Consejero General ha podido comprobar, es ésta una provincia “dinámica, viva y deseosa de expandirse y de establecer relaciones con la Iglesia local y con la Orden”. En este sentido, nos asegura que ha podido palpar de primera mano un fondo de respeto y diálogo entre todos los miembros de la provincia, que favorece un crecimiento armónico también entre las distintas generaciones y sus distintas perspectivas, lo cual augura un desarrollo esperanzador y lleno de frutos, como ya han podido experimentar a lo largo de los años.


En la actualidad, de hecho, la Provincia cuenta con 9 casas, 8 centros educativos, (repartidos entre colegios, obras sociales y el Centro Agustiniano de Ecología Integral) y un total de 8 parroquias.


0 comentarios

Comments


bottom of page