top of page

La curiosa biorrestauración de la Virgen del Parto a través de unas "bacterias con apetito"




El paso del tiempo hace mella en el patrimonio artístico que custodia la Orden de San Agustín. Es por ello que desde la Basílica de Sant´Agostino, en Campo Marzio, en colaboración con la Superintendencia Especial de Roma y la entidad financiera Intensa Sanpaolo, se ha llevado a cabo un proceso de restauración que aúna la biotecnología más avanzada con el cuidado arqueológico.


Hace unos días, el periódico italiano Corriere della Sera se hacía eco de este curioso procedimiento para conservar y limpiar aceites, proteínas, resinas sintéticas y moho que estaban dañando la escultura de Jacopo Sansovino de la Virgen María con el Niño, datada en el siglo XVI.


¿Y cuál ha sido el remedio para devolver su brillo original y quitarle las manchas de que adolecía la Madonna? Bacterias. Bacterias con un apetito voraz.


Se trata de microorganismos que actúan directamente sobre el mármol, logrando un acabado del que ya se han beneficiado otras obras maestras como las de Rafael, Caravaggio o Lanfranco. “Elegimos cuatro cepas bacterianas que, tras su cultivo, eran capaces de frenar el deterioro del mármol”, explicaba en rueda de prensa la bióloga Chiara Alisi, responsable de esta tarea.


Una técnica “sostenible” y de vanguardia


El uso de este tipo de microorganismos, empleado desde hace algún tiempo en Roma, es considerada una técnica "sostenible", a la vanguardia en la protección arqueológica. Complementaria a la metodología tradicional, sus ventajas han quedado en evidencia en las obras restauradas, sobre todo por el respeto al material y por el cuidado tanto de la obra como del restaurador, pues no usa químicos agresivos, lo cual permite que las esculturas se puedan tratar directamente en las iglesias sin necesidad de traslado.


Entre los numerosos profesionales implicados en esta intervención, que duró más de medio año, se encuentran Anna Borzomati, directora de la restauración, y la mencionada Chiara Alisi, que se ocupó personalmente de la selección y el cultivo de las bacterias adecuadas para la ocasión tras un largo estudio cuyos resultados quedan a la vista de los fieles que quieran acercarse a la Basílica de Sant´Agostino para disfrutar de esta preciosa imagen de la Virgen y el Niño Jesús.


0 comentarios

Comments


bottom of page